Por qué necesitamos antioxidantes

Todos sabemos que las naranjas son una buena fuente de vitamina C. Este es uno de los antioxidantes esenciales para luchar contra los efectos de los radicales libres y prevenir daños en las células, tanto en su interior como en la capa externa.
En el interior de una célula, los efectos de los radicales libres pueden llevar al cáncer. Es por eso que se recomienda una ingesta adecuada de vitamina C para prevenir las mutaciones del ADN especialmente en zonas en las que la renovación celular es muy rápida, como es el caso del sistema digestivo.
Los radicales libres pueden producir inflamaciones dolorosas, ya que el cuerpo intenta limpiar las zonas dañadas. La vitamina C de las naranjas impide los daños de estos radicales libres, por lo que también se le confieren propiedades antiinflamatorias y puede combatir el asma o la artrosis reumatoide.
Los radicales libres además producen oxidación del colesterol, de modo que este se acumula en las arterias y puede llegar a bloquear la circulación, causando un infarto o un derrame cerebral. El hecho de que la vitamina C neutralice los radicales libres también se relaciona con la lucha contra el colesterol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *