Los hidratos y nosotras

Existen cada vez más tipos y clases diferentes de dietas y usos alimenticios. La mayoría infundados y erróneos, llevan a las personas a cometer equivocaciones en lo que respecto a su peso y metabolismo. Cada ser humano necesita un aporte alimentario diferente, y solemos tener ideas incorrectas sobre su correcta utilización.

“Una dieta para perder peso es siempre un elemento terapéutico de gran poder, por eso es muy importante que tenga un reparto de nutrientes equilibrado y que la restricción calórica que conlleva sea paulatina y moderada, evitando los déficits nutricionales”, cuenta Juan Antonio Álvaro de la Parra, Director Regional de idcsalud en Madrid y Gerente del Hospital Universitario FJD.
En cuanto al equilibrio nutricional, “se necesita un mínimo de hidratos de carbono diarios (entre un 40% y un 50% de las calorías de la dieta) para el funcionamiento correcto del sistema nervioso central y vegetativo, así como del corazón y las células sanguíneas”, añade Álvaro de la Parra.
La doctora Clotilde Vázquez, especialista del CIOS de La Luz, diseña un cuestionario para poder conocer si la dieta que se lleva a cabo es inadecuada por excesiva restricción calórica o por desequilibrio entre los distintos nutrientes. Este autotest informa de la efectividad que causa una dieta determinada o si por el contrario, debería consultar con un especialista.
El cuestionario se compone de dos bloques de cuestiones, uno de ellos dirigido a evaluar la restricción calórica y el otro centrado en el equilibrio nutricional. En el primer caso, el interesado debe contestar a preguntas como por ejemplo si pierde más de dos kilos a la semana, si tiene dificultades de sueño, si nota caída de pelo o fragilidad en las uñas o si siente excesivo cansancio. También en este grupo aparece una sencilla fórmula para conocer si la restricción calórica es excesiva: consiste en multiplicar el peso por 18 y comprobar si el número de calorías de la dieta que se está haciendo es inferior al resultado.
El segundo bloque, más centrado en el equilibrio nutricional, incluye preguntas sobre si existen grupos de alimentos suprimidos, si hay una reducción drástica de hidratos de carbono, si la dieta persigue “disociar” alimentos o si existe una necesidad imperiosa de comer dulces.
“Si los resultados del autotest superan unos determinados umbrales es evidente que la persona está realizando una dieta incorrecta y que, por tanto, debe acudir a su médico de Atención Primaria o a un especialista para asesorarse sobre cómo seguir una dieta correcta. Si el resultado negativo es demasiado alto aconsejamos replantearse al momento la dieta que se está siguiendo y acudir al especialista”, añade la doctora Vázquez, que es a su vez jefa del Departamento de Endocrinología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *